El factor Relación en la cultura preventiva

cultura preventiva liderazgo relaciones

La semana pasada, Martín Silva trataba el tema del liderazgo. Una de las claves del liderazgo es la relación construida entre líder y seguidor. Unas relaciones sanas y sólidas entre las personas de una empresa son una de las bases para el éxito del negocio y el desarrollo de una cultura preventiva positiva.

Con la pandemia,  las empresas hemos pasado de operar en entornos V.U.C.A. (Volatility, volátil; Uncertainty, incierto; Complexity, complejo; Ambiguity, ambiguo) a operar en entornos B.A.N.I. (Brittle, Quebradizo; Anxious, generador de asiedad; Non-linear, no lineal; Incomprehensible, incomprensible). En estos entornos empresariales, los sucesos, eventos, conflictos, demandas y resultados impredicibles pueden mandar al garete los planes y visiones.

La generación de confianza y una comunicación abierta son tan importantes para la seguridad psicológica como para los factores psicosociales, ambientales y de seguridad. En nuestro trabajo vemos una relación directa entre el estilo de liderazgo y el desempeño en SST, en aquellas organizaciones que transitan de una cultura preventiva sistemática hacia una cultura preventiva proactiva.

Liderazgo Centrado en la Relación

El liderazgo centrado en la relación es una estrategia que hace posible el compromiso pleno de las personas para trabajar juntas hacia la excelencia en seguridad. El papel del mando, una vez más, es desarrollar un estilo de liderazgo en SST que genere “seguidorazgo” en SST en sus colaboradores.

Esta estrategia se diseña para ayudar al mano a mantener el compromiso a través de identificar y proveer a su equipo de los recursos necesarios que sus colaboradores perciben como necesarios para trabajar de forma segura y saludable, al tiempo que crea un ambiente de trabajo inclusivo donde las personas puedan contribuir plenamente.

En este caso, se pone el foco en la habilidad del mando en generar compromiso en sus trabajadores con la seguridad, a través de la construcción de relaciones sanas. Para construir este tipo de relaciones, la inteligencia emocional es una habilidad clave. El mando debe conocerse, ser consciente de su estado emocional y expresarlo de manera adaptativa. Por ello el primer aspecto a trabajar aquí será la inteligencia emocional intrapersonal. El mando también necesita de la inteligencia emocional interpersonal para identificar el estado emocional de sus colaboradores y sus percepciones.

En Osarten hemos diseñado una programa de liderazgo en SST dirigido a la línea de mando compuesto por talleres prácticos y sesiones de acompañamiento en los que los mandos trabajan los aspectos de SST que deben integrar en su día a día, en sus decisiones y comportamientos. Para llevarlos a la práctica, los asistentes se marcan una serie de objetivos y mediante técnicas de coaching les acompañamos en el proceso de generación de hábitos.

 

relaciones cultura prevenitva

¿Campañas de comunicación o conversaciones que transforman?

Las campañas de comunicación son útiles para dar visibilidad o poner foco sobre ciertos temas que preocupen a la organización. Además, si se cuida la estética y los mensajes, suelen ser acogidas con agrado. Salvo que en lugar de comunicación sea propaganda.

Cuando en una organización, el desempeño en SST es bajo, habitualmente los trabajadores realizan sus tareas en unas condiciones que no son ni seguras ni saludables. Esto hace que las campañas de comunicación que se lancen bajo estas circunstancias sean percibidas como propaganda. “Postureo” dirán algunos.

Por eso, en lugar de hablar de comunicación entre mandos y colaboradores, prefiero hablar de conversaciones entre mandos y colaboradores. La conversación es la herramienta más poderosa de un líder a la hora de construir relaciones.

Dos monólogos no constituyen un diálogo

La conversación es el elemento esencial de una relación ya que permite conectar una persona con otra o una persona con muchas. Compartir las ideas a través del lenguaje y de las historias compartidas aumenta el nivel de confianza entre unos y otros y permite forjar una serie de creencias a través de las experiencias laborales comunes. Todos estos elementos contribuyen a la formación de la cultura, organizacional y preventiva, del equipo.

Desde hace años, el equipo de consultores de Osarten hemos puesto foco en las conversaciones, fáciles o difíciles, que una persona puede mantener en su empresa para poder influir en los comportamientos seguros de los demás. Estas habilidades de comunicación e influencia son críticas para poder ayudar a las personas a desarrollar comportamientos seguros y al tiempo mantener la relación personal intacta. Puedes consultar la programación de nuestros webinar y cursos en la Academia de Cultura Preventiva.

Algunas creencias que ayudan a la relación y la conversación sanas 

Podemos mejorar el desempeño en seguridad ayudando a los líderes y mandos a que adopten las creencias que han ayudado a las organizaciones con mejores resultados en seguridad a alcanzar la excelencia. Pero recuerda, no puedes cambiar a nadie salvo a ti mismo.

Estas son las creencias potenciadoras:

  • Creencia Nº1 – La verdadera comunicación tiene lugar cuando hay relación y confianza.
  • Creencia Nº2 – La inclusión precede a la rendición de cuentas.
  • Creencia Nº3 – La innovación, la resiliencia, la inclusión y la rendición de cuentas son interdependientes.
  • Creencia Nº4 – Las personas son capaces y están dispuestas a contribuir al éxito de la empresa.
  • Creencia Nº5 – La gente hablará para detener una situación insegura si les interesa hacerlo.
  • Creencia Nº6 – La deriva o desviación es una cualidad positiva del comportamiento humano adaptativo.
  • Creencia Nº7 – Nuestros prejuicios y parcialidades pueden impedirnos encontrar la verdad en lo que vemos y escuchamos.
  • Creencia Nº8 – Las relaciones influyen en las emociones, los sentimientos y las creencias, que influyen en las decisiones.

 Mantener conversaciones que transforman

El estado de la persona, cómo esté su mente en un momento determinado, afecta a su habilidad para escuchar y responder durante una conversación para construir relaciones positivas y resolver problemas, en algunos casos complejos.

La capacidad que tenga en ese momento la persona para razonar, poner foco, empatizar, poner atención plena y su capacidad de autoconocimiento son clave. Las habilidades entrenadas permiten que la conversación transcurra de forma positiva y productiva, para todos: líderes y colaboradores.

Los mandos, cualquiera que sea su posición en el organigrama, tienen funciones y responsabilidades en materia de seguridad y salud en el trabajo. Su papel como líderes en seguridad es notable, tanto si lo ejercen como si hacen dejación de ello. Los profesionales de la prevención de riesgos podemos ayudarles y facilitarles un sentido de dirección a las conversaciones que pueden mantener con sus colaboradores.

 

Orientación de la conversación Propósito
Unificación Contribuir a la construcción de relaciones y que las personas comprendan hacia dónde se dirigen, con el fin de conformar la identidad del grupo.
Profundización Crear un espacio para la indagación profunda, cuestionando creencias y explorando diferentes perspectivas.
Resolución Hacer elecciones, establecer prioridades y construir un plan claro para todos los miembros del equipo.
Aplicación Llevar la Visión a la realidad y tomar acciones para aprender; animar al equipo a percibir los errores como fuente de aprendizaje y buscar nuevas oportunidades.
Perseverancia Comprometerse con el deseo de mejora continua y conducir las actividades hasta su finalización.

De todas las palancas generadoras de cultura preventiva positiva, en mi opinión, la palanca clave es la comunicación. La comunicación es la llave que abre las puertas del aprendizaje, la implicación, el empoderamiento, la autonomía y el liderazgo que genera “seguidorazgo” en seguridad y salud.

Si comprendemos que la cultura se transforma persona a persona, las conversaciones son la expresión elemental de la comunicación, mucho más eficaces que campañas de cartelería, notas en paneles de anuncios o correos electrónicos masivos para construir relaciones entre personas. Para  construir relaciones y desarrollar cultura preventiva, mi receta es menos comunicación y más conversaciones.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *